Escribimos a Verne


Al finalizar el proyecto, nos queda una sensación de agradecimiento por los buenos momentos que nos ha hecho pasar nuestro libro. El vuelo ha sido nuestra recompensa final.

Nos ha hecho compartir emociones, incertidumbres, curiosidades, puntos de vista diferentes, nos ha creado nuevos pensamientos, nos ha contagiado su vena científica y hasta nos ha motivado a construir parte del escenario principal de su obra: el volcán Snaefellsjökull.

En nuestro último debate surge la idea de escribir a Verne una carta emotiva, contándole todo lo que nos ha hecho sentir, así como lo que hemos echado en falta. Se trata de fomentar una valoración crítica hacia esta obra, que es uno de los objetivos de nuestro proyecto.

Así que, sin más dilación, entremos en este tesoro lleno de sentimiento y mucho corazón.

Carta a Verne...

Queremos seguir soñando contigo...


Querido Julio:



Es tan difícil decir con palabras lo que nos ha hecho sentir...

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo eran los barcos fenicios?

Patricias romanas

Personajes históricos y acontecimientos más importantes