Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

¡Hemos recibido una carta!

Imagen
El mundo literario está cargado de magia, de ilusión, de esperanza, también de viajes inesperados, de sorpresas. Y hablando de sorpresas... ¡hoy hemos recibido una emotiva carta!


Jane Austen se presenta ante vuestros hijos como uno de ellos, recordando cómo empezó su determinación de ser escritora; animándolos sobre todo a que la lectura forme parte de su día a día, para que vivan vidas y mundos diferentes creados especialmente para grandes lectores. Como dice nuestro ilustre paisano, Arturo Pérez Reverte en una de sus patentes de corso: "La lectura permite advertir cosas que quienes no leen no pueden ver".
Y así comienza nuestra querida Jane...
Queridos niños: Nací un 16 de diciembre de 1775 en un pueblecito de Inglaterra y en una familia numerosa de ocho hijos. ¡Yo fui la séptima! Mi padre era pastor anglicano y además daba clases a chicos de familias que tenían bastante dinero. Mi gran suerte fue que tanto Cassandra (mi única hermana) y yo, recibimos la misma educación que …

El mundo de Jane

Imagen
En este trimestre vamos a llevar a cabo un proyecto de ámbito literario. Como bien dice el título de mi blog, vamos a seguir surcando el mar de los clásicos, un mundo de precisa navegación, y como dice un precioso refrán marinero: "Las estrellas a brillar, marinero a la mar"

Esta vez ponemos rumbo hacia la vieja Inglaterra y retrocedemos en el tiempo hasta finales del s. XVIII y principios del XIX. Visitaremos una preciosa casa familiar llena de niños (ocho, en concreto), la casa de los señores Austen, y preguntaremos por la pequeña Jane.

¿Y por qué he elegido este destino? La respuesta es sencilla. Esta pequeña es un ejemplo de inteligencia, valentía y perseverancia, valores que sigue y seguirá necesitando una sociedad empobrecida que camina a paso comprometido con más sombras que luz. Dicen que los escritores crean mundos desde los suyos propios, a veces para reafirmarlos, otras para intentar cambiarlos y otras para satisfacer sueños anhelados. Jane, nuestra pequeña Jan…