Entradas

Salvando planetas primordiales

Imagen
Habían pasado tres días desde que conocí al Principito, y cada vez que conversábamos me sorprendían sus sabios comentarios y sus afinadas preguntas.
                  - ¿Es bien cierto, verdad, que los corderos comen arbustos?                   - Sí, es cierto.                   - ¡Ah! Me alegro.
No entendí por qué era tan importante que los corderos comiesen arbustos, pero el Principito agregó:
                 -Entonces, ¿comen también baobabs?

Analicemos juntos el capítulo V y reflexionaremos sobre la fundamental ocupación y fuente de preocupación del Principito por salvar su pequeño planeta.
Veréis, sé que os entusiasman las leyendas. A mí también. Su magia abre nuestra mente, es un impulso para adentrarnos en territorios desconocidos que nos pueden aportar un estado de ensoñación que fácilmente se arraiga a una mirada soñadora (como la que compartimos) y a la vez podemos aprender de los consejos más sabios que transmiten sus palabras. Recuerdo un cuento tradicional africano que leí hace…

El príncipe de las metáforas

Imagen
Hay historias que quedan para siempre en tu memoria, evolucionan y maduran contigo, te acompañan y te inspiran casi sin saberlo; te susurran al oído sin darte explicaciones. Forman parte de tu pasado y de tu presente.

Hace muchos años que leí por primera vez El Principito, fue una de esas lecturas escolares obligadas. En ese primer contacto, no acabé de “ver” sus pasos (aunque los tenía delante) quizás porque la niña que habitaba en mí ocupaba un espacio interior considerable y leía solo un cuento maravilloso. El Principito, pacientemente me esperaba en una de las sabias estanterías de mi padre, nos espera a todos, porque irremediablemente te hará falta reencontrarte con él, tendrás la urgente necesidad de recuperar la limpieza de la mirada infantil, de escuchar esas sabias reflexiones y poder confirmar que lo esencial es invisible a los ojos , repetirlo una y otra vez, para que como a él nunca se te olvide.

Ahora que me he convertido en “una persona grande” (en apariencia) rodeada d…

El mundo de Jane

Imagen
En este trimestre vamos a llevar a cabo un proyecto de ámbito literario. Como bien dice el título de mi blog, vamos a seguir surcando el mar de los clásicos, un mundo de precisa navegación, y como dice un precioso refrán marinero: "Las estrellas a brillar, marinero a la mar"

Esta vez ponemos rumbo hacia la vieja Inglaterra y retrocedemos en el tiempo hasta finales del s. XVIII y principios del XIX. Visitaremos una preciosa casa familiar llena de niños (ocho, en concreto), la casa de los señores Austen, y preguntaremos por la pequeña Jane.

¿Y por qué he elegido este destino? La respuesta es sencilla. Esta pequeña es un ejemplo de inteligencia, valentía y perseverancia, valores que sigue y seguirá necesitando una sociedad empobrecida que camina a paso comprometido con más sombras que luz. Dicen que los escritores crean mundos desde los suyos propios, a veces para reafirmarlos, otras para intentar cambiarlos y otras para satisfacer sueños anhelados. Jane, nuestra pequeña Jan…

Nos vemos después de vacaciones con "El mundo de Jane".

Imagen
¡HASTA PRONTO Y GRACIAS !


Conclusión del proyecto

Imagen
Concluyendo:
Después de un trabajo tan gratificante pensamos que, sin duda alguna, merece la pena revivir la historia no sólo por ilustrarnos en lo que fuimos y somos, sino para revivirla de otro modo. Es un verdadero privilegio conocerla para mejorar nuestro presente.
Carthagineses y Romanos lucharon encarnizadamente para poseer en exclusiva esta crucial y preciada ciudad; sin embargo, después de su segunda guerra acabaron fundiendo sus legados como no se ha conocido en ningún otro territorio del Mediterráneo.
Es hondamente aleccionador revivir la historia de modo que ese crisol se forje mediante la convivencia y la paz, compartiendo no dividiendo, amistando y no luchando. Por eso es de tan agradecer la labor de aquellas personas que, contra la corriente de conflicto y desmemoria que parece invadir el mundo actual, trabajan en esa labor paciente y callada pero vital y entusiasta de traer a nuestros días lo mejor que fuimos, sin dejar de lado el sufrimiento que costó, para que cada habit…

Folleto explicativo: La casa de la Fortuna.

Imagen
Saber extraer información de textos explicativos es uno de los estándares a trabajar en este proyecto de ámbito histórico. La lectura forma parte de su mundo, se encuentra en casi todo lo que manejan habitualmente, y debemos prestarles las herramientas necesarias para darle el uso y la funcionalidad precisa. Sobre todo, EDUCAR para la VIDA.
Les presentamos información sobre unos de los restos romanos más visitados en nuestra ciudad, una domus fechada a finales del siglo I a.C. La casa ocupaba una extensión de 204 m2 y pertenecía a una familia acomodada.

Ofrece una panorámica de la vida doméstica en el período romano a través de las estancias que la componen . Sobre todo pueden admirarse sus pinturas murales y mosaicos.




La inscripción latina "Fortuna propitia" cuya traducción podría ser "buena suerte", ha servido para darle a la vivienda el nombre de Domus de la Fortuna. 










Patricias romanas

Imagen
Los patricios eran descendientes de los primeros gobernantes de Roma, considerados romanos de raza pura, y de esta forma se hacía alusión a su nobleza. Por tanto, patricia significa mujer de noble estirpe.

Les mostramos a nuestros alumnos cómo iban vestidas y qué significados tenían algunas prendas así como ciertas curiosidades propias de su cultura.
Dependiendo de su riqueza usaban algodón, lino o seda para sus chitones. Les gustaba adornarse con perlas con las que decoraban  broches y sandalias. Usaban la stola, que indicaba si una mujer estaba casada. Era un vestido plisado y largo hasta los pies.


CURIOSIDADES...
. Los romanos cepillaban sus dientes con orín. . Utilizaban plumas de ave para provocar el vómito y entraban a unas habitaciones destinadas para ello, el vomitorium, para poder seguir comiendo ya que era de mala educación dejarse comida en el plato cuando eras invitado. . Entraban a las casas con el pie derecho como símbolo de suerte.