Corderos y flores


¿Os importa la guerra entre los corderos y las flores?




La grandeza de este libro es que puede ser interpretado de muchas formas según la persona que lo lea y según el tipo de lector, ya que circulamos por una continua metáfora que lo convierte en único y especial. Cuando cae en nuestras manos, todo lo que acumulamos en nuestra experiencia vital fluye y empiezan a surgir emociones, reflexiones, dudas y activando recuerdos.

Según la misma, ponemos en cuestión sobre si somos más aviadores que principitos o viceversa, si “lo urgente siempre devora a lo importante” o si todavía podemos mirar el mundo sin meandros o caminos retorcidos. Es difícil, y una es consciente de ello.

Estos dos capítulos que vamos a abordar son tremendamente interesantes y dan lugar, tras una lectura compartida, a rastrear senderos que inteligentemente dibuja el autor.
Me interesa especialmente atraer vuestra atención sobre dos aspectos que considero fundamentales:

          1. ¿Qué emociones se desencadenan entre el aviador y nuestro protagonista a partir de su interesante conversación sobre la importancia o no de la guerra entre los corderos y las flores?

           2. ¿Por qué crea confusión en el principito el despertar de una rosa en su asteroide? Le dedicaremos (a esa rosa especial) una entrada para ella sola...

Nuestro joven protagonista tiene la esperanza de que ese pequeño cordero alivie la pesada carga diaria de limpiar su planeta, pero al mismo tiempo teme que devore a su flor especial, a esa pequeña rosa (¿diferente?) que ha despertado en su hogar y que pretende defenderse ante el mundo con cuatro espinas que parecen servir de poco. Ese cordero parece ser al mismo tiempo solución y problema. Sí, muchas veces nos ocurren situaciones parecidas.




El principito deposita su confianza en el aviador, pregunta insistentemente, le transmite su pesar, pero a éste no parece importarle demasiado, no son “cosas serias” y está muy ocupado intentando arreglar su motor. ¿Os ha ocurrido algo parecido a vosotros? A mí, sí. Ya me contaréis…
A partir de ahí, podéis observar un” efecto dominó” en las emociones de ambos.
                            AVIADOR: Irritado                PRINCIPITO: Resentido.
                            AVIADOR: Avergonzado       PRINCIPITO : Absorto e irritado.
                            AVIADOR: Arrepentido         PRINCIPITO: Desconfiado, dolido.                     






Y todo termina con un pequeño desconsolado, se siente incomprendido y un aviador ya consciente de la importancia de escuchar a su amigo y volcado en darle consuelo a pesar de su torpeza.

¡ Es tan misterioso el país de las lágrimas!
Seguro que todos nos reconocemos en este episodio y hemos representado ambos papeles en nuestra vida.

Niños, un consejo: buscad aquellas palabras que desconocéis...
Absorto: ensimismado en su pensamiento y en este caso, asombrado por la respuesta del aviador.
Conclusión: en reiteradas ocasiones, los adultos, esas “personas mayores” podemos ser muy torpes, debemos APRENDER  a ESCUCHAR, y os puede parecer que vuestros asuntos no son importantes, pero realmente lo son. No lo dudéis.

Le pedí perdón, lo arrullé entre mis brazos diciéndole: la flor que tú amas no corre peligro.


                              Recordad...
                                   "  Lo esencial es invisible a los ojos"
                                                 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Uniforme de un soldado romano.

Patricias romanas

¿Cómo eran los barcos fenicios?