Jugando con Jane


Como dijo Gustavo Adolfo Bécquer, «el que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo».

Ser maestro no es sólo una carrera, ocupa toda una vida. A veces damos demasiada importancia a los recursos materiales (que, por cierto, escasean en la escuela pública), pero los suplimos con pasión y creatividad porque hemos firmado un pacto de lealtad con la infancia.

En cualquier proyecto dirigido a estas edades tan tempranas el juego cobra un papel relevante en el aula. Es el hilo conductor entre ellos y nosotros, un hilo invisible que conecta con su mundo interior, con su forma de asimilar los contenidos.

 
Durante estas semanas he tenido el placer de compartir docencia con un alumno de la Universidad de Murcia, Chema González Navarro, que, contagiado por el sol de Austen, nos elaboró y regaló un precioso rosco del tipo Pasapalabra, al que le vamos a dar mucho juego en el mundo de Jane.

Aquí os dejamos una muestra de lo que vendrá después.


Aquí podemos comprobar las habilidades que, poco a poco, van adquiriendo:


También se lo pasaron bomba con los troquelados de un libro infantil sobre Orgullo y prejuicio.




Pero tenemos más sorpresas preparadas... Estad atentos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sus dudas y las emocionantes respuestas de JASES

Un día en la vida de Jane

De Steventon a la casita de ladrillos rojos...