El arbolito de Jane





Cuando recibimos la “carta” de nuestra querida Jane, ya nos contó algunos trazos de su vida.

Recordad que nació en el seno de una familia numerosa, ocho hijos, y que ella era de las peques, la séptima, como ya os dijo. Sus padres, George y Cassandra, eran unas personas cultas, lo que fue una enorme suerte para todos ellos, ya que en esos tiempos (y en los nuestros) vivir en un entorno donde la cultura tiene un lugar primoroso es un tesoro para el que la quiera aprovechar.

Vivían sin grandes lujos, pero debió ser una casa ajetreada con tanto niño, divertida y llena de vivencias. Jane y Cassandra (su única hermana) siempre mantuvieron una relación muy especial hasta el final de sus vidas, pero algunos de sus hermanos también fueron muy importantes, no solo a nivel personal sino en el futuro profesional de nuestra escritora.



Crecer en una familia donde confíen en tus posibilidades y ayudarte a desarrollarlas es una gran fortuna, en aquella época mucho más y sobre todo siendo niña. Jane fue haciéndose mujer mirando el mundo de frente, superando retos y dedicando todo su esfuerzo y talento a posar sobre el papel preciosas historias de la vida cotidiana, mimando cada palabra y ganando un lugar en nuestros corazones. Pero volvamos al título de nuestra entrada.


 Os gustan los retos, y aquí va el próximo:



 
 
Wow!! Ahora os voy a pedir algo más..




 
¡Insuperable!
 
Es increíble, pero cierto... con toda esta información ya estamos preparados para formar su arbolito.

¡Lizzy apenas puede creerlo!

Pero también vamos a contar más cositas interesantes aprovechando que muchos habéis traído información sobre a qué se dedicaron ciertos miembros de su familia. Mirad, todos ellos tenían claro que debían ganarse la vida trabajando, y en aquella época las únicas salidas para los chicos que no heredaban eran el clero, el ejército, la armada y la abogacía. Ellas, ya hemos hablado en clase, lo tenían mucho más difícil, y casarse era la única opción posible.

Seguro que el primo Collins os lo explica mejor...

Por eso Jane, nuestra querida Jane, tiene unos valores añadidos: valiente, arriesgada, constante, trabajadora y con sueños por lograr. Nunca dejéis que se pierdan vuestros sueños, corred tras ellos, abrazadlos, buscad la forma de convertirlos en reales. Si tenéis algún rincón especial en el corazón para vuestros maestros de vida, recordad siempre estas palabras.

Aquí mostramos al mundo vuestros preciosos trabajos.
 
 
EL ARBOLITO DE JANE AUSTEN
 



Los hijos de George Austen y Cassandra Leigh

Permitidme algo más: soy vuestra profe y me gustaría saber si habéis estado atentos a la última explicación. Lanzo la pregunta… ¿Podéis decidme el siglo al que pertenecen algunas de estas fechas que antes hemos ordenado?



Aquí están vuestras respuestas:




Y recordad: ¡las matemáticas son de este mundo!
 
¡Enhorabuena a todos!


                    Un abrazo artesanal.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sus dudas y las emocionantes respuestas de JASES

Un día en la vida de Jane

De Steventon a la casita de ladrillos rojos...